La experiencia comunitaria de Monte Sinaí en el manejo forestal sustentable

El estudio de procesos de integración social son relevantes porque derivan en el conocimiento de experiencias susceptibles de mejorar y, en su caso, de replicar.

En el municipio de Cintalapa, Chiapas, cerca de la región fronteriza con Los Chimalapas, Oaxaca, se ubica el ejido Monte Sinaí II El Fénix. Es una comunidad indígena tzotzil de corta historia: en 1978 su fundador es expulsado por motivos político-religiosos de su tierra natal en Chalchihuitán, Chiapas; ocho años después llega a los entonces terrenos nacionales de El Fénix y levanta un cuarto con palitos, zacate y plástico para emprender su idea de tener una granja integral; los habitantes de Monte Sinaí II consiguen en 2001 la dotación de tierras ejidales; y en 2006 las autoridades federales les otorgan la autorización de un Programa de Manejo Forestal con un turno técnico de 50 años y un ciclo de corta de 10 años.

Actualmente, casi medio millar de personas son parte del ejido Monte Sinaí II El Fénix y han logrado sobreponerse a una crítica situación de pobreza, hambre y violencia. Han logrado constituir formas originales de organización ejidal que han derivado en empoderamiento, beneficios económicos y cohesión social.

Este video denominado Desarrollo Forestal Comunitario: el ejido tzotzil Monte Sinaí II, Chiapas México, tiene la intención de difundir una experiencia comunitaria exitosa en el manejo sustentable del bosque. La historia recoge la voz de los ejidatarios sobre el significado de este cambio cultural en su vida personal y comunitaria, como constancia de su empoderamiento psicológico. El video incluye también la opinión de expertos gubernamentales y de organizaciones sociales que han sido parte de esta historia, con el propósito de resaltar el significado social de esta experiencia ejidal en su entorno local y regional.